¿Cómo prevenir la pérdida de orina?

Si tu también sufres pérdidas de orina o no quieres evitarlas apunta estos consejos para empezar a cuidarte ya. 

¿Cómo prevenir la pérdida de orina?

Hablamos de incontinencia urinaria cuando una persona pierde unas cuantas (pocas o muchas) gotas de orina sin poderlo controlar por sí sola. Puede llegar a suceder mientras se tienen unas ganas incontenibles de orinar; mientras se tose, ríe, estornuda o carga algún elemento pesado; o mientras se den ambos casos en diferentes momentos del día.

Frente a esta situación, es importante no sólo identificar qué tipo de pérdida de orina se tiene (si es con las ganas incontenibles, si es mientras se realiza algún esfuerzo físico o es mixto), también las causas con las que se relaciona esta situación. Es decir, ¿se trata por un suelo pélvico debilitado, una enfermedad neurológica o alguna otra disfunción? Por ello, antes que nada, es indispensable ir con un sexólogo y un fisioterapeuta especialista en el suelo pélvico para identificar con precisión tanto la causa como el diagnóstico. 

                             

 

De acuerdo con la fisioterapeuta especialista en suelo pélvico, Laura Rojas, es posible realizar una serie de ejercicios para combatir la incontinencia urinaria, que te compartimos a continuación. Además de estos ejercicios, tonificar  y fortalecer tu suelo pélvico con Pelvis Balls es la clave para tener un máximo control. 

Identificar los músculos del suelo pélvico y del transverso abdominal para prevenir la incontinencia urinaria

El objetivo es identificarlos, sentirlos y contraerlos para aprender a estar en dominio de las urgencias urinarias (y no al revés).

Contraer los músculos del suelo pélvico y del transverso abdominal 

La contracción muscular tiene como objetivo ejercer como si fuera un cierre (consciente y controlado) de la musculatura. Se necesita realizar de forma fuerte y mantenida. Es decir: mantener los músculos del suelo pélvico y el transverso abdominal muy juntos durante unos cuantos segundos, seguidos de una relajación consciente. Para lograr que la urgencia de ir al baño disminuya, es recomendable repetir estas contracciones unas tres veces.

Hacer las contracciones en todo momento (o casi) para frenar la incontinencia

Antes de levantarnos de la cama, de cargar algún peso, estornudar, toser, con las ganas de ir al baño. Contraer, soltar, exhalar, contraer, soltar, exhalar, contraer, soltar, exhalar. Ir al baño.

                                 

Aprender a respirar tranquilamente para controlar la vegiga

Bloqueando el diafragma (respirando pausadamente o aguantando la respiración), se le somete a presión la vejiga. Por tanto, respirando de forma tranquila permite que el diafragma se eleve y evite generar presión sobre la vejiga y el suelo pélvico. Estas respiraciones necesitan acompañarse de las contracciones para así estar en dominio del cuerpo.

Encoger los dedos de los pies 

Al encoger los dedos de los pies, realizar las contracciones y respirar tranquilamente ayudarán a aliviar la sensación de urgencia de ir al baño.

Cuando se vaya al baño, es recomendable no ir corriendo

Al realizar todos estos ejercicios pueden ser complejos y requieren un entrenamiento para convertirlo en costumbre. Por lo que lo que menos se quiere es generar un efecto de rebote sobre la vejiga, regresando la sensación de urgencia y pérdida de control sobre el cuerpo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día sobre menstruación y salud pélvica?

Suscríbete a nuestra newsletter y consigue un fantástico descuento.
ENVIAR
* Al introducir tu email aceptas los términos y condiciones.
close-link