¡Sí! Usa las Pelvic Balls después de tu entrenamiento pélvico

Para prevenir una recaída en el debilitamiento del suelo pélvico, es indispensable mantener algunas prácticas de mantenimiento muscular.

¡Sí! Usa las Pelvic Balls después de tu entrenamiento pélvico

Tras un entrenamiento del suelo pélvico, es importante tener en consideración una serie de pautas para mantener la musculatura pélvica fuerte, tonificada y saludable. Como todo músculo del cuerpo, requiere un continuidad y mantenimiento de sus ejercicios. Por ello el continuar realizando los ejercicios o las pautas establecidas con el apoyo de una fisioterapeuta especializada en el suelo pélvico o una sexóloga de cabecera. 

Sin embargo, ya después de haber terminado las pautas y entrenamientos adecuados con las Pelvic Balls, pueden surgir dudas acerca de qué hacer con ellas: ¿y si se guardan en el armario para empolvarse durante años?, ¿regalárselas a una amiga en necesidad?, ¿las mando directamente a la basura?, ¿qué hago con ellas?

Seguir ejercitándose es la clave de un suelo pélvico saludable

Para prevenir una recaída en el debilitamiento del suelo pélvico, es indispensable mantener algunas prácticas de mantenimiento muscular. Como se ha mencionado anteriormente, el suelo pélvico es en realidad como cualquier otro músculo del cuerpo: para que esté tonificado, necesita realizar ejercicios que promuevan la activación de la musculatura y el mantenimiento de su tonificación. 

Por tanto el continuar usando las Pelvic Balls aún después de las pautas establecidas en el consultorio, es altamente recomendable. Si bien hay que hablar con la fisioterapeuta y la sexóloga sobre qué actividades hay que procurar mantener, es posible seguir utilizando las Pelvic Balls unos tres o cuatro días a la semana durante un máximo de 30 minutos por uso. 

Se recomienda acompañar el uso de las bolas chinas con otras actividades que garanticen la flexibilidad para evitar una hipertonía pélvica. Desde masajes perineales hasta el uso de algunos juguetes sexuales enfocados en la estimulación del punto G, sin dejar de lado las actividades físicas como los ejercicios de Kegel, yoga, pilates, danzas orientales o danzas latinas. 

Es importante recordar que continuar usando las Pelvic Balls requiere también mantener una postura correcta que va desde la coronilla de la cabeza apuntando hacia el techo, la espalda recta y la cadera con un punto neutro hacia el suelo (sin necesidad de sacar la pelvis hacia atrás). 

Cualquier duda o molestia, acude a la sexóloga y fisioterapeuta especializada en el suelo pélvico. O pregúntanos al respecto. Recordemos que se trata de una actividad que promueve el máximo bienestar del cuerpo. Para más información, mándanos un WhatsApp en el enlace de la página. 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Quieres estar al día sobre menstruación y salud pélvica?

Suscríbete a nuestra newsletter y consigue un fantástico descuento.
ENVIAR
* Al introducir tu email aceptas los términos y condiciones.
close-link